«Expansiones» para conectar el ebook a Internet

Viaje a las tierras del Ocaso en Pinterest   21 PinesUna de las «expansiones» que hemos introducido en nuestro primer libro, Viaje a las Tierras del Ocaso, ha sido la geolocalización de lugares relacionados con el libro. No solo puntos geográficos en los que discurre algún episodio de la novela. También otros vinculados con la obra en sí, como la ciudad del nacimiento del autor o los lugares en los que se editó en sus sucesivas versiones.

Ni que decir tiene las aplicaciones que algo así puede tener. Volveremos sobre ello con lo que será nuestro tercer libro, La boca del Nilo. Un título muy adecuado puesto que narra la expedición romana, en tiempos de Nerón, a la búsqueda de las fuentes del Nilo. Pero imaginen sus posibilidades en novelas que corren a lo largo de una ciudad. Una novela negra actual, por ejemplo: la posibilidad de geolocalizar edificios, garitos, plazas, de la novela, con sus fotos e información adicional para el lector curioso… El campo que se abre es más que amplio.

En cuanto a los detalles técnicos, hemos usado Pinterest, que tiene la opción de geolocalizar imágenes sobre un mapa de Foursquare. También es posible hacer lo mismo con la utilidad My Maps, de Google Maps, pero hay que manejar la API, lo que conlleva cierto grado mayor de complejidad y requiere ciertos conocimientos especializados.

En todo caso, creemos que todo esto ha de orientarse a ampliar la experiencia de lectura. A ofrecer al lector una interconexión del libro con la Red que de valor añadido al libro. Consideramos que es vital en estos tiempos cambiantes, en los la oferta de ocio se ha diversificado de manera extraordinaria, comiendo terreno a las industrias tradicionales, entre ellas la del libro.

Porque no nos engañemos: la lectura es ocio. No solo ocio, de acuerdo. Pero también es ocio. El lector es consumidor y, por tanto, en estos tiempos que corren, tenemos que «enriquecer» la oferta. Y la interconexión libro—Internet puede ser una de las muchas vías para lograrlo.

Anuncios

El «segundo dispositivo»

Una de las muchas cuestiones que queremos explorar en Kokapeli es la de las aplicaciones de los «segundos dispositivos» en los ebooks. Por «segundo dispositivo» nos referimos a tener disponible en, por ejemplo, el Smartphone o la Tablet, información adicional sobre lo que leemos y mientras estamos leyendo.

Por ejemplo, mapas. En Viaje a las Tierras del Ocaso, que esperamos que esta misma semana esté a la venta, hemos incluido mapas. Pero no en el propio ebook, sino fuera, en una página web. Serán accesibles a través de un código QR o, por supuesto, del enlace. Así el lector, sin necesidad de abandonar la lectura, puede en un momento dado ubicarse.

Hay muchos usos para esto del «segundo dispositivo» aplicado al ebook. Fichas técnica, mapas, información adicional. Uno de los impulsores de Kokapeli, León Arsenal, ya fue pionero en su aplicación a los libros, con su novela Última Roma o su ensayo Godos de Hispania.

El «segundo dispositivo» difiere de manera radical de los hipervínculos. Y eso es algo que hay quienes no parecen todavía entender. El hipervínculo —en los dispositivos que lo permiten y no es el caso de los e-readers— saca de la página que se está leyendo, bien porque lleva a otra o porque abre una segunda que tapa la primera. El «segundo dispositivo», en cambio, está al lado del primero, con la información adicional disponible para cuando se desee. Es un poco el equivalente, siguiendo el ejemplo del mapa, de cuando leíamos novelas de aventuras con un Atlas abierto al lado, listo para una consulta sobre la ubicación de los protagonistas.

A nuestro juicio, este uso tiene muchas ventajas. Lo cual no quita para que, en los libros de Kokapeli, además de QRs que llevan a esas webs con el material adicional, no incluyamos también los hipervínculos para aquellos que, en los dispositivos donde sea posible, lo usen si así lo desean. Otro de los hábitos indeseables que hay que abandonar es el de intentar pastorear a los lectores. Hay que ofrecerles las máximas opciones posibles en todo. Y ellos, que son el consumidor final, que elijan.